martes, 7 de enero de 2014

Cronica de las eras


En mi última crónica (actualmente en parón), jugué ese formato largo clásico que en el viejo mdt se llamaba "cronica de las eras". Estilo cronicas de transilvania, o cronicas giovanni, una trama (en mi caso abierta) que toma a unos PJs, y esperando que sobrevivan, les lleva a través del tiempo progresando a través de su vida en general, mas que fijándonos en eventos concretos semana a semana, o misión puntual tras misión puntual.

Naturalmente, en el caso de los espías, aunque el formato es el mismo, el alcance porsupuesto es diferente. Comenzando con personajes novatos de la CIA a sus 20ypocos años, los PJs acabaron por fichar en La Agencia, y veremos en el futuro donde terminan, si acaso en los despachos, o en la política de Washington (y es que la crónica es puramente yanki). Tanto dá que seas un chupasangre y explores 700 años de historia, a que seas un no tan modesto agente explorando tu vida laboral de 40 años, la técnica se define por pretender dar un vistazo global a una progresión ¿ascendente? en la que entre escenario y escenario hay amplios vacios que son llenados con contenidos que no se juegan en la mesa como tal, si no que sobre la mesa ponemos exclusivamente unas cosas (ojo, no solo la trama principal si no queremos, pero desde luego no ponemos sobre la mesa todo lo que hay, esa es la idea del formato).

Además de estar dirigiendo en este formato, estoy dirigiendo también la crónica con una mezcla de historia y ficción, "a lo Akelarre" que digo yo. Es al mirarme cosas de historia de donde sale tanto documental para el blog. Mezclo esto con ficcion, conspiranoia, y voy saltando años entre misión y misión gestionando con los jugadores historiales personalizados de como van sus vidas y sus trabajos (aqui es donde cuelo la parte mas realista y aburrida de sus trabajos). La verdad que va saliendo bastante bien, desde el 86, Chernobyl, la caída del muro, de la URSS, de Thatcher, aspectos quizás mas olvidados de la historia como EEUU tomando el canal de Panamá, la alianza con Bin Laden, el primer atentado contra las torres gemelas del 93... y los personajes en medio, creciendo en sus carreras hasta que la edad les retire del campo y les encierre en los despachos (necesitaré escribir algunas reglillas para la edad). Vas viendo la evolución del mundo, de la tecnología...

En parte la gracia se la veo en la historia, en parte en cierto (y solo cierto) sabor de realismo que le he dado a la crónica, y en parte al estilo de "cronica de las eras" (todo esto dado el hecho de que hay directores y jugadores con los que es dificil que las cosas salgan mal, vaya) pero desde luego creo que es un formato que habría que probar para jugar con nuestros agentes, verles entrar como novatos y verles llegar a... donde sea, envejecidos, y finalmente jubilarse y poder dormir hasta media mañana :)



No solo detener la invasión orca o derrocar al principe, o descubrir al tradidor en nuestra agencia tras una ardua cronica. Ver llegar y marcharse a nuestros PJ. Además este formato no deja de ser compatible con cualquier otra técnica de narración que queramos introducir para evitar el consabido sota caballo rey, patadón narrativo palante. P.ej, en un momento dado, jugamos un flashback de varias sesiones, una misión de su entrenamiento como cadetes de la CIA en la granja, recibiendo unas fichas numericamente mas flojas para representar su inexperiencia. "Lo mejor" de esto es que un PJ había muerto para cuando esto sucedió, pero el jugador (un grande) estuvo encantado de retomar el PJ para explorar sus inicios como cadete antes de encontrar la muerte 6 años después ya como agente experto (todos no lo hubiesen visto interesante). 

El caso es que manejando una perspectiva histórica, es cuando me dí cuenta de que faltan datos en el trasfondo de las agencias. En concreto estoy pensando en la fecha de nacimiento de estas agencias. P.ej, unas son explicitamente claras; La Agencia, 1988, Los Templarios, 1918 (como tal), Il Sacrario, 2000, Acción Global, 1995, pero el resto son dificiles de cuadrar. De La liga de los Nueve, se nos dice que aparece "hace 30 años", puede valer (2009 - 30 = 1979 si somos literales). El Tigre Unido, si nos fijamos en el detalle de que la operación Espejo fué robada a la KGB, esto nos dice que la agencia ya había nacido en el 91, pero ¿cuando exactamente? Y finalmente el caso mas ambiguo de todos me parece El Kiswa, que todas sus referencias temporales toman la vida de Hannad Adsuar como eje. Dada la redacción, Adsuar parece estar vivo en el presente del juego, por lo que a nivel histórico podemos acotar que tal hombre no creó la agencia hace 100 años, pero quizás si 50, o 10.

Sea como fuere, yo quería romper una lanza para que las cronicas de las eras no fuesen como siempre parecen propias a Vampiro o revisiones históricas de gran alcance como Pendragón, etc (jugar con varias generaciones, criaturas inmortales o viajeros del tiempo), si no que es una técnica, aunque no haga falta decirlo, que puede ser usada con tu manual favorito.


1 comentario:

Guy Fawkes dijo...

Como jugador de esa campaña de Eyes Only puedo decir que (hasta donde yo llegué) fué un desarrollo excelente.

Esta línea del paso del tiempo me resulto interesante al estar intercalados sucesos del mundo real (como la Guerra Fría, Chernobyl, los sucesos de la plaza de Tian anmen, etc..) con las misiones de los jugadores, creando un entorno real.

-¿Ucrania? ¿Estuviste en Ucrania?
-Dos veces. La primera, en los ochenta, la misión fracasó. Años mas tarde volví allí. Esta vez tuvimos éxito, pero perdí a dos compañeros.- Hubo unos segundos de silencio: -Tardé bastante más en averiguar qué información habíamos sacado de allí. No tuve acceso a ella hasta mucho después. Pero gracias a esta, con el tiempo, logramos capturar al hombre que mató a mis compañeros. Sin embargo, nos era más útil vivo que muerto, y tuve que dejarle marchar a cambio de información. Fué la decisión más difícil de mi vida. Esa y dejar a mi esposa.-

El otro asintió con comprensión. -Nuestra vida es el servicio. No hay lugar en ella para nuestros propios deseos.-