viernes, 1 de marzo de 2013

Problemas en las cárceles


Breve recomendación de un artículo de Alejandro, del club Hypnos que leía ayer noche en su blog. Género carcelario, su entrada habla de montar partidas en carceles, por definición, lugares autoconclusivos donde eso de ir de sitio en sitio no es una libertad que se les reconozca a los PJs.

En este blog hemos tocado el tema carcelario con San Quintín, los tatuajes rusos, la hermandad aria, "Pequeña Salem" (módulo parcialmente carcelario) y también celda 211 (película que también se cita en el artículo de Hypnos). Me permito traer el núcleo de su entrada, no dejeis de leer la original.

1º.- Ambientación

Bueno, pues los jugadores son presos y el lugar donde sucede la aventura, una cárcel. Partiendo de esta base, por tanto, tenemos un entorno bastante cerrado a nivel de ubicaciones y personajes. Sin embargo, este factor no debe ser un impedimento, si no más bien una oportunidad: semejante entorno nos permite centrarnos muchísimo más en la creación de todo tipo de detalles que aporten una profundidad a la ambientación que normalmente no podemos debido a que tenemos un potencial abanico mucho más amplio.
Además, por curioso que parezca, el hecho de estar en una cárcel implica que la violencia está mucho más controlada por las autoridades penitenciarias, tendríamos curiosamente una ambientación en la que el conflicto físico, seguramente, brillaría por su ausencia.
Se trataría de una ambientación, creo, para jugadores veteranos pues sería muy enfocada en la interpretación y las manipulaciones sociales para ganar tratos de favor con las autoridades y para imponerse en la jerarquía social de los internos.
Y, como suelo decir, a nivel de "ejercicio de excentricidad" podemos incluso crear personajes que sean los funcionarios de prisiones, para los cuales tendríamos una motivaciones y problemáticas completamente diferentes. Además, no es el tema central ni el tipo de personajes que queremos tratar en esta entrada, pues más bien la idea es tratar sobre personajes limitados en espacio y entorno, con fuerte peso de una autoridad externa.


2º.- Problemática

Vamos a definir posibles problemáticas para el juego, desde la perspectiva de los presos.


  • Fuga
Lincoln: Michael... ¿por qué?
Michael: Voy a sacarte de aquí
L: Eso es imposible
M: No, si has diseñado la prisión


Bueno, el gran sueño de muchos presos de una cárcel es fugarse, sobre todo si son presos condenados a largas sentencias por crímenes violentos o similares.
El plan de fuga puede ser una problemática interesantes, y de desarrollo complejo puesto que entran en juego multitud de factores: el diseño de la prisión, la información sobre la organización de la seguridad, la logística de la huida, el plan de escape una vez fuera de los muros, etc...
Por tanto, esta problemática debería estudiarse despacio, seguramente requiere reunir una gran cantidad de información de formas bastante complicadas. Un plan a largo plazo, salvo situaciones límite (como una condena a muerte) que obliguen a apresurarlo.
Seguramente para completar esta tarea haga falta alguien con conocimientos internos de la prisión, como para por ejemplo con el propio Michael.


  • Jerarquía interna
Michael: IP, ¿qué es eso?
Sucre: Industrias Penitenciarias. Los que tienen suerte trabajan, sabes?. Pintan, cepillan, hacen colchones... no paran. Pero tú no te hagas ilusiones, novato, no te darán la oportunidad.
M: ¿Porqué no?
S: Porque lo lleva John Abruzzi


La jerarquía interna debe ser muy importante en este tipo de entornos. Normalmente, los reclusos suelen agruparse por semejanza de creencias o ideas, o por razones étnicas. Esta situación suele generar grupos de poder, que según los integrantes que tengan tendrán cierta capacidad de influencia y poder sobre el resto de reclusos, e incluso sobre los funcionarios.
Aunque los conflictos violentos no suelen darse con frecuencia (a los funcionarios no les gusta que los presos se maten entre ellos...queda mal), el número de individuos en cada grupo suele influir en la fuerza que puede aplicar y la coacción aplicable mediante el chantaje. Por supuesto, una vez formados grupos de poder existirán conflictos internos y externos, que podrán ser resuelto de diferentes formas.


  • Tráfico de influencias/mercancias
Michael: ¿como puedo sacarle algo a otro preso? Algo que me ha robado
John Abruzzi: primero dame a Fibonacci
M: Te entregaré a Fibonacci. Te lo prometo. Pero en su momento
J.A.: El momento ya ha llegado

A los presos normalmente no les falta de casi nada legal: tabaco, alcohol, dinero, etc... Alrededor de todos estos vicios y placeres, suele organizarse un mercado ya sea de favores, trabajos en la prisión, dinero en metálico (que en algunos lugares es ilegal, en otros se gana según los trabajos del preso en una cuenta, o de cualquier manera que organice el alcaide). Si ya hablamos de mercancias ilegales, todas las complicaciones habidas y por haber, se multiplican, ya sean drogas, "visitas privadas", armas, etc...
Respecto al tráfico de influencias, pueden representar muchas cosas, como por ejemplo hacer los trabajos de prisión menos penosos, que pasen más tiempo en al aire libre; o algo tan simple, absurdo y psicológicamente condicionante, como tener ventana en la celda.
Esta problemática tendría más que ver con el bienestar del personaje en el tiempo que pasa en la cárcel, y sería más interesante en caso de que el plan de fuga esté fuertemente condicionado y por tanto, de cara a largo plazo. O para una crónica en la que, simplemente, la fuga no está contemplada.


  • Supervivencia individual
T-Bag: Jajaja. Si no te protejo yo, los negratas te machacarán antes de poder mearte encima
Michael: Te he dicho que no
T-Bag: Entonces, ¡fuera de aquí! ¡Largo! Y si te veo en mi zona, otra vez, vamos a tener más que palabras ¿Está claro?

Una cosa es que el personaje pertenezca, o no, a un grupo, y otra es que por eso su seguridad esté garantizada. Desde luego, la pertenencia a un grupo ayudará a que pueda estar más seguro, pero eso no implica que no se pueda dar el caso de que moleste a alguien y tenga un problema.

Sí, lo se, la violencia abierta no es algo muy bien visto, pero...pueden ocurrir accidentes: en el taller puede caerse algo sobre la cabeza de un desafortunado, o puede escurrirse en la ducha y golpearse la cabeza, o llegado el momento, la tensión y el odio puede llegar al punto en el que sólo quede el asesinato directo, sin rodeos. Hay que tener en cuenta que existen presos condenados a muerte en según que cárceles, y uno de éstos puede perfectamente no tener nada que perder por sumar otra muesca, si eso le aporta algo más de comodidad en el tiempo que le queda.


  • Influencias externas
Lincoln: Antes, ¿hablabas en serio?
Michael: No he venido de vacaciones, créeme.
L: Salir de aquí sólo sería el principio, necesitaríamos dinero
M: Lo tendré
L: Y gente fuera para ayudarnos a desaparecer.
M: Ya lo tengo. Pero aún no lo saben.


Los presos no desaparecen una vez que entran en prisión (bueno, salvo excepciones). Normalmente han dejado conocidos atrás, asuntos inconclusos, familia, etc...
Aunque algunas de esas relaciones pueden no interesarnos demasiado, otras pueden ser interesantes: por ejemplo, con un simple régimen de llamadas y de visitas, más de un importante mafioso ha mantenido la estructura de su organización desde presidio, y de hecho hasta más seguro que estando en la calle.
Mantener esas relaciones externas puede ser realmente problemático para los personajes, pues para mantener el control sobre una organización, por ejemplo, posiblemente deba recurrir a utilizar a otras personas para mantener el control sobre elementos subversivos, situación en la que por ejemplo se encuentra John Abruzzi en la primera temporada.
O por ejemplo se puede dar otro caso, el de Benjamin Miles: en su caso engañó a su familia y la hizo creer que le volvían a destinar a la guerra. Aunque puede ser un caso extremo, si que puede ser difícil mantener una relación con alguien que está fuera, y por ejemplo, puede para el personaje cobrar un valor inigualable el poder disponer de su llamada mensual para hablar con su mujer, o pedir un favor a otro preso que no tiene a quien llamar para poder hablar más...o encargar un ramo de rosas (¿cómo valoraría una esposa que su marido se juegue el trasero para conseguir llamar por teléfono y que alguien la mande unas flores en el aniversario?).


2 comentarios:

Alejandro Angel dijo...

Muchas gracias por reseñar mi entrada en tu blog.
Un placer y un honor!

Lord Tzimize dijo...

Gracias. La verdad que es tema bonito, he jugado partidas en estructuras cerradas, pero siempre bajo otros géneros (una cárcel no es género carcelario si la tomas en un apocalipsis Z, jungla de cristal no es lo mismo que una cárcel, etc) el género carcelario, tengo todavía pendiente hincarle los dientes, y algo me dice que no es precisamente de los mas explorados...